Una molestia asociada a los calores veraniegos son las  picaduras de insectos.Éstas pueden causar molestias locales o transtornos alérgicos (1-2% de las personas) en función de la sensibilidad de la persona.
Cuando usamos el repelente de insectos no solo evitamos la picadura, sinó que evitamos la transmisión de algunas enfermedades que pueden causar las picaduras como paludismo, dengue, fiebre amarilla, leishmaniosis, enfermedad del sueño, enfermedad de Chagas, sarna...Los repelentes de insectos nos protegen de sus picaduras durante 4-8 horas. Pueden ser en forma de spray, loción, roll-on,  parches, pulseras..
Lo más importante es prevenir su picadura, aparte de usar un repelente de insectos: